Jean-Paul Sartre
Traducción: Alias

¿Cómo se puede optar por razonar falsamente? (1944)

3 minutos | English Español Français

De Reflexiones sobre la cuestión judía (Parte I de Antisemita y judío).


¿Cómo se puede optar por razonar falsamente? Es por un anhelo de impenetrabilidad.

El hombre racional se queja mientras busca a tientas la verdad; sabe que su razonamiento no es más que tentativo y que otras consideraciones pueden sobrevenir para ponerlo en duda. Nunca ve muy claramente hacia dónde se dirige; está “abierto”; incluso puede parecer vacilante. Pero hay personas que se sienten atraídas por la perdurabilidad de una piedra. Quieren ser máximos e impenetrables; no desean cambiar. ¿Adónde, en efecto, los llevaría el cambio? Tenemos aquí un miedo básico a uno mismo y a la verdad. Lo que les asusta no es el contenido de la verdad, del que no tienen idea alguna, sino la forma misma de la verdad, esa cosa de aproximación indefinida. Es como si su propia existencia estuviese en continua suspensión.

Pero desean existir todos a la vez y de inmediato. No quieren opiniones adquiridas; quieren que sean innatas. Como tienen miedo de razonar, desean llevar una clase de vida en la que el razonamiento y la investigación desempeñan sólo un papel subordinado, en el que uno busca sólo lo que ya ha encontrado, en el que uno se convierte sólo en lo que ya era. Esto no es más que pasión. Sólo un fuerte sesgo emocional puede dar una certeza relámpago; sólo esto puede mantener a raya la razón; sólo esto puede permanecer impermeable a la experiencia y durar toda la vida.

El antisemita ha elegido el odio porque el odio es una fe; al principio ha optado por devaluar las palabras y las razones. Como resultado, se siente completamente a gusto. Cuán inútiles y frívolas le parecen las discusiones sobre los derechos de los judíos. Se ha situado en otro terreno desde el principio. Si por cortesía consiente por un momento en defender su punto de vista, se presta pero no se entrega. Intenta simplemente proyectar su certeza intuitiva en el plano del discurso. Hace un tiempo mencioné algunas declaraciones de antisemitas, todas ellas absurdas: “Odio a los judíos porque hacen que los sirvientes se vuelvan insubordinados, porque un peletero judío me robó, etc.”

Nunca creáis que los antisemitas ignoran por completo lo absurdo de sus respuestas. Saben que sus comentarios son frívolos y abiertos a cuestionamientos. Pero se divierten, porque es su adversario el que está obligado a utilizar las palabras con responsabilidad, ya que cree en las palabras. Los antisemitas tienen derecho a jugar. Les gusta incluso jugar con el discurso porque, al dar razones ridículas, desacreditan la seriedad de sus interlocutores. Se deleitan en actuar de mala fe, ya que no buscan persuadir con argumentos sólidos sino intimidar y desconcertar. Si los presionas demasiado, se callarán abruptamente, indicando altivamente con alguna frase que ya pasó el tiempo de discutir. No es que tengan miedo de ser convencidos. Sólo temen parecer ridículos o perjudicar con su vergüenza su esperanza de ganarse a una tercera persona a su lado.

Si el antisemita es impermeable a la razón y a la experiencia, no es porque su convicción sea fuerte. Más bien, su convicción es fuerte porque ha elegido ante todo ser impermeable.