Los EEUU han tratado de demonizar a Fidel Castro como un monstruo. Tradjuimos esta entrevista de 1991 para demolir el mito. Discutiendo la imigración y el ambientalismo, Castro encarna lo que Muriel Rukeyser alguna vez dijo sobre como los comunistas son “exiliados del futuro”.


Interviewer: Sr. Presidente de Cuba, nos encontramos aquí en Guadalajara.

Se ha producido un hecho sin precedentes: Cuba se sentó en la mesa grande de América Latina. Pero además se sentó con una posición muy contrastante, con un discurso que sonó. ¿Cómo explica este hecho? ¿Qué importancia tiene para la vida de su país, y para la vida de América Latina?

Fidel Castro: Bueno, creo que primero debemos hablar algo sobre los antecedentes de nuestra reunión.

Nos vimos en La Habana. Tú me explicaste que estabas entrevistando a todos los presidentes de America Latina, y que te faltaba yo, y yo me comprometí a hacer la entrevista. Deseo expresarte mi satisfacción por el hecho de poder cumplirla, aunque sea después de la cumbre, y que tú puedas completar tu récord. Bueno, me senté en una mesa redonda, no era tan grande porque era una mesa para veintitantas personas, aunque yo sé el sentido que tiene tu frase de “la mesa grande”, en cuanto a oportunidades de reunirnos por primera vez, con todos los presidentes de América Latina. Pienso que la mesa fue grande no solo para Cuba, sino para todos, ya que por primera vez en la historia, desde que surgió la independencia en este hemisferio, desde las luchas por la independencia a fines del siglo pasado, nunca habíamos tenido una reunión de esta naturaleza, excepto cuando nos convocaba Washington. Cuando Washington decia “¡Véngan!”, todo el mundo al unísono viajaba a Estados Unidos, o a donde fuera. Desde luego, en esa invitación nunca estaba Cuba.

Por eso yo aprecio como un hecho verdaderamente histórico, transcendente, esta reunión, convocada por latinoamericanos, no por Estados Unidos. Es la primera vez que lo hacemos en la historia, y me parece realmente algo insólito, inusitado. Es la apreciación que tengo.

Ahora, tú hablas de los discursos. Yo realmente exprese las cosas que sentía, las opiniones que tenía.

Habría sido hipócrita de mi parte llegar a esta reunión, y hablar un lenguaje Versallesco y no decir lo que pensaba.

Fui respetuoso, en la forma de expresarme, fui respetuoso con todos.

Fui cuidadoso, no fui exaltado en ningún momento, a pesar de que mi carácter es relativamente apasionado. Y si hay contraste, o si hubo contraste, fue en algunas ideas y un poco en el estilo porque a mi me gusta usar el lenguaje directo y no darle vuelta a las cosas.

Pero yo no me atrevería a calificar mi discurso de contrastante, o de absolutamente contrastante, puesto que hubo mucho pronunciamiento. Interesante. Fuerte. Serio. Yo escuche con mucho interés todos y cada uno de los discursos y me llamó la atención la forma en que se expresaron distintos gobernantes: con talento, con energía, y sobre cosas serias, sobre cosas profundas. En ese sentido no puedes decir que sea la excepción. Ahora, eso sí, sobre cada uno de los temas hablé. No sé si se publicarán los discursos. Creo que por lo menos debe haber quedado el récord tanto grabado como por la televisión, y desde el punto de vista histórico sería interesante que se pudieran publicar los discursos de todos, pero me imagino que eso quedara en manos de los organizadores del evento. En cada uno de los temas yo hablé.

En ocasiones tenía la idea de no hacerlo, porque no me parecía que era obligado hablar de todos y cada uno de los temas. Sólo que esperaba por lo general los pronunciamientos y cuando notaba alguna omisión de importancia, o algún tema de importancia, en cualquier sentido, hablaba.

Mantuve el mismo tono en todo momento, de respeto. Hubo diálogo, hubo algunas respuestas rápidas de intercambio, hubo buen humor, hubo bromas, hubo de todo. Lo malo es que después se empieza a interpretar todo lo que se dijo y que el público, la opinión nacional e internacional no tenga la oportunidad de apreciar directamente todo lo que se dijo. Por eso yo me mostraría partidario de que se publicara todo lo que se tiene acerca de la reunión.

Interviewer: Le pregunto esto porque precisamente en esta gira en la que hablamos con muchos presidentes nosotros sentimos una direccionalidad única casi en América Latina: una tendencia al pragmatismo, a la des-ideologización de la gestion publica, a la economia de mercado y en ese sentido parecería ser que Cuba es más isla que nunca

Fidel Castro: Sí.

Mi conclusión es que, bueno, puede haber habido dos momentos: antes de la reunión, y despues de la reunión.

Antes de la reunion no nos conocíamos muchos de nosotros y no sabiamos como pensábamos. Desde luego yo tengo mi pensamiento, yo tengo mi ideología.

Pero no se puede hablar de des-ideologización, puesto yo creo que en este momento hay más ideología que nunca en la esfera internacional, y es la ideología del capitalismo y del neoliberalismo. Y esa es una ideologia.

Y además las caracteristicas de un espíritu triunfalista por parte de los defensores del capitalismo y del viejo e injusto orden económico internacional que ha existido en el mundo. Se habla de un nuevo orden político internacional, y de lo que hay que hablar es de un nuevo orden económico internacional, mas bien del nuevo orden que ya aprobó las Naciones Unidas hace muchos años: Para mitigar en parte la pobreza de las tres-cuartas partes de la humanidad, para mejorar la perspectiva de desarrollo de los pueblos del tercer mundo. Pero creo que hay más ideología que nunca, y es la ideología del imperialismo, y la ideología del capitalismo. Por eso no se puede hablar del fin de las ideologías. En todo caso, se quiere hablar del fin de las ideologías que se opongan al sistema económico dominante.

Interviewer: ¿Y en este esquema de dominación, que puede hacer Cuba, tan pequeña, tan sola?

Fidel Castro: Bueno, casi todas las grandes ideas empezaron por cosas pequeñas y solitarias.

Si nos remontamos al origen, por ejemplo, de las religiones, todas las religiones empezaron por un lugar en el mundo, por una esquina del mundo, un profeta, (Aunque no me quiero ni mucho menos calificar de profeta, pero estoy respondiendo.) La idea de alguno, de un grupo de hombres, se extendió después por todo el mundo.

Lo que importa no es el tamaño del país que defiende una idea, lo que importa es el tamaño de la idea, y de la importancia y del valor objetivo de las ideas que tu defiendes. Y nosotros en este caso somos defensores de ideas: de ideas de justicia social, de ideas de justicia internacional. Y nos sentimos muy orgullosos de defender esas ideas. Claro, debemos defenderlas con sabiduría, ¿no?

Tampoco podemos ser dogmaticos, porque una cosa es defender ideas con profundas convicciones y otra cosa es ser dogmático. Nosotros no somos dogmáticos. Y nosotros tenemos también que usar nuestras dosis de pragmatismo en este mundo que estamos viviendo, porque el problema no es sólo defender una idea, sino tratar de que las ideas puedan marchar hacia adelante. Pero yo no creo que somos solos defendiendo las ideas, porque si tu hablas de ideas de justicia en este mundo, si tu hablas de ideas de desarrollo, si tu protestas contra el saqueo del que son víctimas nuestros pueblos, si tu te opones a la monstruosidad de la deuda externa, si tú no concibes que puedan resolverse los problemas sociales, ni el desarrollo de los países mientras estemos siendo saqueados…

No es un país, son muchos países.

No es un hombre, o un grupo de hombres, o un partido, sino muchos hombres y muchos pueblos que están sufriendo los mismos problemas y están defendiendo las mismas ideas. Si tu defiendes la integración de América Latina estas defendiendo una necesidad vital para la supervivencia de muchos pueblos.

Y son cada vez más los que comprenden la necesidad de esa integración. Al menos en el orden económico lo comprenden, y en el orden político, lo comprenderán cada vez mejor. Si no, ¿qué podria hacer Cuba?, ¿qué podria hacer el tercer mundo? ¿Qué podría hacer la América Latina, por ejemplo; desunida, balcanizada para poder negociar y discutir con las grandes potencias económicas: con Estados Unidos, con Japón, con Europa? ¿Qué podria hacer aisladamente cada uno de nuestros países? ¿Cómo podemos solos, nosotros, que somos fracciones, de algo que debería estar unido, y constituir un todo? Discutiendo con esas enormes potencias, uno por uno — cualquiera comprende que como táctica, resultaria absurdo, resultaria una locura. Por eso nosotros planteamos la necesidad de la unidad, para poder tener un lugar en el mundo. Ya se esta hablando del año 2000, del tercer milenio. ¿Pero qué papel le va a corresponder a nuestros pueblos en ese milenio? Por eso yo utilicé una frase, pensando en los 200, casi 200 años transcurridos desde que comenzó el movimiento por la independencia de nuestros pueblos, desde la época de Bolivar, que con tan clara visión analizo los problemas de nuestros países, el destino de nuestros países, la necesidad de unión de nuestros países, recordando a Martí, que hace más de 100 años planteó todos estos problemas, pensando lo que podriamos ser nosotros si nos hubiésemos unido.

Podriamos ser una gran potencia economica, una gran comunidad económica, similar a las grandes potencias económicas que ya existen en el mundo.

Y por eso exprese en algún momento, con dolor, que pudimos serlo todo, y no somos nada. Lo dije que con dolor por que es que pienso en las debilidades de nuestras fuerzas para enfrentar esta batalla vital, para las presentes y sobretodo para las futuras generaciones. Y entonces son ideas de este tipo las que nosotros hemos estado defendiendo en todas partes: por el cual podemos realmente pensar en un futuro. Y creo que no soy el unico que piensa así. Esto tiene fuerza, esto tiene lógica. Y creo que cada vez de este fenómeno se tomara conciencia cada vez mas, y a mi es más me parece que estas reuniones son una prueba de ello.

Interviewer: Le preguntaba yo esto también porque hay quien ha iniciado la cuenta regresiva sobre Cuba.

Fidel Castro: Sí.

Interviewer: Dicen “se cayó el muro de Berlín”, “colapsó el mundo socialista”, “la Union Sovietica se desintegra”, “el Marxismo ha sido derrotado”, “Cuba está avanzando hacia una transición, un cambio, un fin del proyecto que tiene hasta ahora.”

Fidel Castro: Bueno.

Bueno, yo creo que el movimiento revolucionario, el movimiento progresista en general, esta pasando por una etapa difícil, y el hecho de que se diga todo eso es la prueba de lo que yo mencionaba antes: de que en este momento la ideología tiene más fuerza y más vigencia que nunca, solo que se trata de una ideología reaccionaria. El socialismo es una cosa nueva, muy nueva todavía.

Apenas acaba de aparecer en el mundo. El capitalismo tiene miles de años — si no el capitalismo en el sentido moderno, sí las bases del capitalismo. Y efectivamente han ocurrido acontecimientos adversos en los países del Este de Europa.

Atraviesa la Unión Soviética por dificultades grandes. Pero, ¿es que acaso han desaparecido en el mundo las causas que dieron el origen a las revoluciones? ¿Las causas que dieron origen al socialismo?

Por el contrario, yo pienso que esas causas están más presentes que nunca.

Si tu te atienes a los datos estadísticos, hay más cantidad de hambrientos en el mundo que nunca. Más cantidad de enfermos, más cantidad de desempleados, más cantidad de pobreza. En nuestra propia América Latina, que no es una de las regiones más atrasadas, los datos son impresionantes, impactantes, acerca de los niveles de pobreza existentes. Hay 4,000 millones de personas en el mundo en la pobreza, en el subdesarrollo. ¿Y de dónde nació el subdesarrollo? Nació del colonialismo, nació del capitalismo, nació de la explotación y del saqueo de nuestros pueblos. Y esas causas están más presentes que nunca.

¿Quién puede decir que estos problemas están resueltos?

Hay que ser demasiado triunfalista y demasiado optimista para pensar en que ya todo se resolvió.

Con relación a las ideas progresistas, a las ideas del socialismo, volverán a renacer con más fuerza que nunca, como ave fénix, de las cenizas en las que estamos hoy envueltos. Porque — ¿qué ha resuelto el capitalismo?

No ha resuelto ningún problema. Ha saqueado el mundo. Ha dejado toda esta pobreza. Ha creado estilos de vida y modelos de consumo que son incompatibles con las realidades. Han envenenado las aguas, los mares — Quiero decir los ríos, los lagos, los mares, la atmósfera, la tierra.

Han creado el despilfarro más increíble.

Y yo siempre cito un ejemplo: imagínate que cada Chino tuviera un automóvil, o quisiera tener un automovil, cada uno de los mil-cien millones de chinos, o que cada uno de los Indios que son alrededor de 800 millones quisieran tener un automóvil — y este metodo, este estilo de vida — y que África hiciera lo mismo, y que casi 450 millones de latinoamericanos hicieran lo mismo.

¿Cuánto duraría el petróleo? ¿Cuánto duraría el gas? ¿Cuánto durarían los recursos naturales? ¿Qué quedaría de la capa de ozono? ¿Qué quedaría del oxigeno sobre la tierra?

¿Qué pasaria con el dióxido de carbono?

Y todos estos fenómenos que están cambiando la ecología del mundo, están cambiando la tierra, están haciendo cada vez más difícil la vida en nuestro planeta. ¿Es que el capitalismo acaso le ha dado al mundo un modelo de vida? ¿Un modelo de sociedad?

¿No deberíamos pensar acaso en las cosas más racionales, como seria la educación de toda la población?

La alimentación, la salud, una vivienda decorosa, una cultura elevada. ¿Acaso el capitalismo, con sus leyes ciegas, su egoísmo como principio, nos ha dado a nosotros un modelo? ¿Nos ha enseñado un camino? ¿O el camino de la humanidad va a ser el camino trazado hasta ahora?

Se puede hablar de crisis del socialismo, pero hay ahora una crisis mayor del capitalismo, que no tiene salida.

Y que no tiene soluciones para los grandes problemas de la humanidad, en todos los sentidos.

Tanto los problemas humanos, como los problemas sociales, como los problemas ecológicos. Y no se puede seguir viviendo en virtud de leyes ciegas.

El hombre debería tener la posibilidad de programar su propio desarrollo, de planificar su vida, de emplear los recursos humanos y naturales con racionalidad, y no esta carrera loca que no ha conducido a nada, y no conducirá a ninguna parte. De modo que yo no puedo ver porque se hable de cantos de cisne con razón al socialismo.

Identificó al socialismo con ideas nuevas, con avance, con progresismo, con la capacidad del hombre de diseñar su vida, de diseñar su sociedad, para proyectar su futuro.

Y el capitalismo no promete nada de estas cosas.

Por lo cual yo sacaría la conclusión contraria, a pesar de estos reveses que ha recibido el movimiento revolucionario, sacaría la conclusión de que el capitalismo esta en una crisis irreversible, y que no tiene salida para los problemas de la humanidad.

Interviewer: Porque nosotros logramos captar ahora es una, digamos, emoción, en el sentido de que “hay que abrir mercados”, “hay que tener economías de…” — Nos dicen vamos a una sociedad de oportunidades, de libertad, de democracia. Y vemos por otro lado a las masas en Checoslovaquia, Yugoslavia, estos países en una euforia libertaria digamos.

Fidel Castro: Bueno, se vio en algunos momentos, porque hubo una gran influencia occidental. No te olvides que el socialismo se desarrolló en los países más atrasados de Europa.

Eran países agrícolas. No te olvides de que fue coyuntural, no es el caso de Cuba.

En cual la revolución es autoctona, como lo fue la Mexicana. En Cuba la revolución fue producto de nuestras propias decisiones. No fue coyuntural, no nos las impuso nadie. Y son muy distintas a las de todos esos países donde, además, se cometieron muchos errores de distinta índole. Pero también hubo una batalla ideológica; y la presencia de una sociedad de consumo ejerció mucha influencia. Y muchos creían que al otro dia iban a vivir como en París o como en Londres, sin — incluso sin trabajar. Muchas ilusiones. Eso es como la gente que camina por los desiertos a veces y en la distancia cree ver lagos, cree que ve ríos, palmares, y resulta que no son más que espejísmos. Y de esas sociedades no veían la parte terrible: las desigualdades, las injusticias, la falta de seguridad, la vida enajenante y enajenada, la competencia loca de unos hombres contra otros, la selva que es el capitalismo, en que debe prevalecer el más fuerte.

Y prevalece el más fuerte. La injusticia que hay en el capitalismo, las desigualdades sobre todo que hay en el capitalismo, la presencia del millonario y la del pordiosero, la presencia del que tiene palacio, y los que tienen que dormir debajo de un puente — millones de gente tienen que vivir debajo a un puente en los Estados Unidos — y yo te digo que en Cuba ni una sola persona duerme bajo un puente. Millones de pordioseros que cuando llega el invierno para no morirse de frío, hacen algo para que los lleven a las prisiones, y poder tener calor, y poder tener una ración de alimento. Millones de vicios de toda clase — todos estos problema de las drogas, la prostitución, el juego — son consustanciales del capitalismo. Eso no existe en un país realmente socialista. Eso no existe en nuestro país, porque nosotros tenemos también una sociedad más justa, una sociedad organizada, una sociedad que tiene el privilegio de programar su porvenir. Pero una sociedad caótica, desigual, ¿de qué libertad se puede hablar? Cuando tu piensas en los analfabetos, cuando tu piensas en los mendigos, cuando tu piensas en los desempleados, cuando tu piensas en la gente que no tiene salud, que no tiene oportunidades en la vida de ninguna clase. ¿De qué democracia se puede hablar cuando los cientos de millones y los miles de millones se heredan entre familias como se puede heredar un trono, o como se heredaban los tronos?

¿De qué igualdad de oportunidades se puede hablar cuando aquel no tiene nada?

No importan los casos aislados de aquellos que habiendo sido muy pobres lograron, en determinados momentos de la evolución, llegar a ser ricos inclusos — son los ejemplos aislados, de la cenicienta que se caso con el príncipe.

Si pienso en la historia de mi propio padre: era hijo de campesinos españoles, de campesinos muy pobres, y en un momento determinado, trabajadores, forzados reunió, pudo emplear a otros hombres, y llegaron a tener. Sí, hay unas cuántas historias de gente que fueron muy modesta e hicieron una riqueza, pero esas historias eran cada vez menos, porque a las posibilidades se los dan los grandes ejecutivos que estudiaron en unas escuelas muy seleccionadas y proceden de familias que son dueños de acciones de las grandes transnacionales o de las grandes corporaciones. ¿Cuál es la oportunidad que tiene el pobre, el hijo del campesino, el hijo del obrero? No se le puede engañar con el canto de sirena de que va a tener la oportunidad de ser un Rockefeller.

Ya la época de los Rockefeller se acabó.

De aquellos que cuando comenzaron los bancos, los ferrocarriles, todas esas cosas, hicieron grandes millonarios. Ya esa epoca se acabo, y entonces no hay ninguna igualdad de oportunidades.

Es una mentira, es una falsedad total, y en mi propio caso yo me recuerdo de los niños que tenían mi edad — yo era el hijo del dueño de la tierra, pero el único que pudo ir a una escuela y llegar al sexto grado, el unico que pudo ser bachiller, el único que pudo llegar a una universidad, y adquirir ese mínimo de cultura necesaria para jugar un cierto papel en la vida de su país — pero ninguno de aquellos cientos de niños tuvo la más remota oportunidad porque no llegaban ni al quinto grado. He vivido yo también la experiencia de quien pudo estudiar y quien pudo hacerse un papel.

Si yo en vez de ser hijo del dueño de la tierra hubiera sido hijo de uno de aquellos campesinos, me hubiera muerto de hambre, o me hubiera muerto de alguna de las enfermedades tan frecuentes que no recibían asistencia médica.

No hubiera podido jugar ningún papel en mi pais. De manera que en esos cuentos de hadas no puedo creer porque la propia experiencia de mi vida me enseño lo que son las realidades de este mundo y yo entiendo que nuestra sociedad es mucho más justa, es mucho más democrática, no solo en el contenido sino también en la forma.

Interviewer: Comandante, yo pregunto todo esto porque “el capitalismo”, “imperialismo”, este tipo de discurso prácticamente ya no se oye.

Diera la impresión que esta fuera de moda, porque lo que opera en el mundo es otra cosa.

Fidel Castro: Lo viejo, el viejo sistema, es lo que está de moda en este momento, pero solo puede estar de moda coyunturalmente por todo lo que yo te explicaba anteriormente.

Interviewer: ¿No hay una cuenta regresiva sobre Cuba?

Fidel Castro: Yo creo que hay una cuenta que empieza, o en todo caso, una cuenta regresiva de esos que tienen lugar antes de los despegues — pero tambien cuenta regresiva en aquellos vehículos que van al espacio.

No siempre las cuentas regresivas son malas; muchas veces son buenas.

Interviewer: Porque se habla mucho; incluso en Cuba hemos tenido oportunidad de hablar con gente.

Usted hablaba del acceso a la educación, y hay gente que ahora en Cuba dice “ya estudie, ya soy ingeniero, ahora quiero ver los Estados Unidos”, o quier — quieren más oportunidades.

Fidel Castro: No le prohibimos ver a los Estados Unidos son los Estados Unidos los que les prohiben vernos. Nosotros hemos abierto ampliamente las posibilidades: en primer lugar todo el que desee migrar puede hacerlo, y en segundo lugar, hemos ido facilitando cada vez más que todo el que quiera visitar Estados Unidos, estar un tiempo allí, con la familia, o conociendo aquello, y regresar a Cuba, vaya y regrese. Son decenas y decenas de miles de personas las que viajan a estados unidos todos los años y regresan, y cada vez damos más facilidades para ello.

De modo que no le impedimos a nadie hacer esa — esos viajes, ya que eso es conocimiento, es experiencia.

Desde luego una revolución es una revolución, y sí, es sacrificio. Porque nosotros no somos Bélgica, no somos Holanda, no somos Suiza — países desarrollados, súper-desarrollados — nosotros somos un país del tercer mundo, que tenemos que trabajar duramente por nuestro desarrollo. Y este fenómeno no es solo de Cuba. Millones de mexicanos, en este pais que tiene petróleo, que tiene un nivel determinado de desarrollo industrial, cruzan la frontera todos los años, a pesar del muro. Se habla del muro de Berlín, y que hay que suprimir el muro de Berlín. ¿Por qué no se habla de suprimir ese muro gigantesco que tienen los Estados Unidos en la frontera mexicana? De cercas eléctricas, de patrulla, de millones de cosas. Se dice que un millon de mexicanos son arrestados todos los años en la frontera, y devueltos. Yo me pregunto: Si hablamos de muro, ¿por qué no se suprime ese muro? Y se permite que todos los mexicanos que quieran ir a ver a sus familiares, o quieran buscar empleo en los Estados Unidos, puedan viajar a Estados Unidos si lo desean. ¿Por qué no se abren las fronteras de Estados Unidos a los dominicanos, que por decenas de miles cruzan el Paso de la Mona, y van a Puerto Rico, y después van a Nueva York?

Ahí llegan un millon de dominicanos a Nueva York. Entonces tenemos un fenómeno de mucha gente de países del tercer mundo que emigran — en Asia, en África, en América Latina. Esto no es un fenómeno consubstancial de Cuba. En Cuba estamos bloqueados por los Estados Unidos. Económicamente, por más de 30 años que hacen lo indecible para impedir nuestro desarrollo. Estamos soportando además las consecuencias económicas del derrumbe de los países socialistas del Este, con el cual teniamos el grueso de nuestro comercio, y por las dificultades objetivas de la Unión Soviética. Estamos atravesando un periodo especial. Es lógico que siempre hubo gente queriendo viajar a Estados Unidos, porque siempre hay, y habrá, gente cuyas motivaciones no sean de tipo patrióticas o de tipo política o de tipo revolucionaria, y piensen obtener mejores niveles de vida, ingresos más altos.

Si el ingreso en un país capitalista desarrollado es 15-20 veces — 20 veces el ingreso de un país en medio del tercer mundo, tiene lógica, es un fenómeno migratorio, y de mucha gente que viaje. Ahora, tú me dices que hay algún ingeniero que dice “ya soy ingeniero”, pero yo conozco miles de ingenieros que se hicieron ingenieros y tienen sus vidas consagradas al país, al trabajo en el país, al desarrollo del país, decenas de miles de científicos que nos estan poniendo a la vanguardia en diversos campos de las investigaciones, de las disertaciones científicas, y de la tecnología. Yo hablo tambien con miles y con decenas de miles de gente que estan orgullosos de su patria, de su revolución, y entregados por completo a su trabajo para sacar al país adelante en medio de estos grandes desafíos y estas grandes dificultades. Más de medio millon de cubanos han cumplido misiones internacionalistas en países del tercer mundo de un tipo y de otro.

No hay un país más generoso, más esplendido, más solidario que nuestro pueblo. No creo que haya ejemplo igual en el mundo. Y yo realmente siento orgullo, admiración por las virtudes de nuestro pueblo, y en estos casos veo fenómenos que se dan en un grado incomparablemente mayor en otros países.

Es la realidad, no un fenómeno exclusivo de Cuba. Ahora, el país donde menos robo de cerebro hay es en Cuba. Los mejores talentos de América Latina han emigrado para Europa, para Estados Unidos, buscando posibilades de investigación, mejores ingresos, mejores niveles de vida. Sí, ha sido un saqueo constante de talento. Y, en cambio, los mejores talentos técnicos y científicos estan en nuestro país y trabajan por el país con gran patriotismo, con gran espíritu revolucionario.

Interviewer: Pero, ¿qué tanto sacrificio más puede hacer Cuba? ¿No ha llegado la hora de abrir ciertos causes?

Fidel Castro: Bueno, yo creo que tenemos todos los pueblos del tercer mundo, tenemos que hacer mucho sacrificio — llevamos siglos haciendo sacrificio. Porque los africanos tuvieron cuatro siglos siendo sometidos al saqueo, al secuestro de su población, para trasladarla como esclavos a este hemisferio. La población indígena de este hemisferio lleva cinco siglos sufriendo marginaciones, sufriendo sacrificios. La humanidad lleva miles de años sufriendo grandes sacrificios, y soñando siempre con un mundo mejor, o en esta vida o en la otra. Miles de millones de personas han tenido conformarse, y se conforman, con la idea de que puede haber una vida mejor que ésta.

Ahora, por primera vez la humanidad ha concebido esperanza de sociedades verdaderamente justas, de un verdadero espíritu de igualdad, de fraternidad, de libertad. Estas famosa metas, consignas de la revolución francesa, se expandieron por el mundo pero no se han cumplido en ninguna parte. Porque me pregunto, ¿cuál es la libertad del pordiosero, con relación al millonario?

¿Cuál es la igualdad del pordiosero y del millonario?

¿Cuál es la fraternidad que existe entre el pordiosero y el millonario?

Yo le digo pordiosero, usted puede decir el desempleado, el que no tiene trabajo, el que no tiene vivienda, el que no tiene escuela para él y para sus hijos, el que no tiene tierra, el que no tiene nada, de los cuales hay cientos de millones en este hemisferio. La CEPAL dice que hay 183 millones de pobres, y el congreso reciente celebrado a fines del año pasado en Quito dice que son 270 millones de pobres, y de los cuales 84 millones son indigentes. Tu te encuentras que en nuestro pais no hay ún indigente.

No somos un país de ricos, pero no hay ún solo indigente, ni un pordiosero, ni un niño descalzo pidiendo limosna por las calles, y aquí se habla tranquilamente de 270 millones de pobres en este hemisferio, el 62% de la poblacion. Y no quiere decir que el resto sea rico. Hay capas medias y hay un 10% que puede tener el 50% del ingreso bruto.

¿Dónde esta la justicia? ¿Cómo se pueden poder poner esos parámetros como modelo?

Yo vi en la conferencia que muchos hablaban de la necesidad de redistribuir y de justicia social, y me alegraba, pero me parecia padecer de alucinaciones, oyendo hablar de todo aquello, quizás bajo la influencia de los cuadros.

Oigo ese lenguaje, y ese lenguaje ¿tiene algo que ver realmente con los hechos?

¿Cuál es el programa? ¿Y cuál es la forma mediante la cual vamos a suprimir esa categoría de la pobreza y de la indigencia?

Que son realidades que estamos viendo todos los dias, y es un fenómeno que tu no ves en nuestro país, a pesar que somos un país del tercer mundo.

Como no te encontrarás con un analfabeto, no te encontrarás con un hombre sin empleo, porque al que no tiene empleo le dan un subsidio en virtud de las medidas que hemos tenido que tomar de austeridad de falta de materias primas. No lanzamos a nadie para la calle, redistribuimos lo que tenemos. Hasta los estudiantes que se graduan en las universidades reciben su empleo. Aunque en las fabricas no los necesiten, pero que estén al lado de un ingeniero de más experiencia, aprendiendo, constituyendo una reserva de fuerza de trabajo para el futuro.

De modo que, bueno, estos son nuestros objetivos, estos son nuestros ideales.

Creo que son mucho más justos, creo que son mucho más igualitariaos, mucho más solidarios, mucho más fraternales, mucho más libres, y me pregunto si una sociedad capitalista puede hablar en esos términos.

Interviewer: Pero y por qué, por ejemplo, en este marco, no permitir, digamos, la organización de quien piensa distinto, por un lado la libertad politica, abrir espacios —

Fidel Castro: El problema es que en nuestro país han estado polarizadas las fuerzas: los que han estado con Cuba, y los que han estado con los Estados Unidos.

Hemos soportado la hostilidad de más de 30 años, la guerra de más de 30 años en todas sus formas — entre ellos la forma brutal del bloqueo económico que nos impide incluso comprar una aspirina en Estados Unidos. Increíble que cuando se habla de los derechos humanos, no se diga una palabra de la brutal violación que constituye para los derechos humanos de todo un pueblo el bloqueo económico de los Estados Unidos para impedir su desarrollo. La revolución polarizó las fuerzas: los que estaban con ella, y los que estaban contra ella, junto a los Estados Unidos. Y nosotros, realmente lo digo con toda franqueza, y creo que es consecuente con las realidades, y en tanto tales realidades existen, nosotros no podemos darle a los enemigos ningun tipo de facilidades para que lleven a cabo su tarea historica de destruir la revolución.

Interviewer: ¿Eso implica qué, por ejemplo, la disidencia en Cuba no tendrá espacio?

Fidel Castro: Si es una disidencia pro-yanqui, no tiene espacio.

Pero en Cuba hay mucha gente que piensa diferente, y es respetada.

Ahora, ¿la creación de todas las condiciones para el partido del imperialismo? No existen, ni se las vamos a ofrecer.

Me caracterizo por hablar con franqueza y decir lo que pienso.

Nosotros buscamos el pluralismo dentro de nuestro partido, y un buen ejemplo es la postulación de los candidatos a delegados de circunscripción que constituyen la base de la eleccion de todos los poderes. No es el partido el que postula, son los vecinos reunidos en asambleas los que postulan. Desde la epoca de Grecia — que no era por cierto una sociedad democratica, era una sociedad de los proprietarios y los esclavos — los esclavos y de otras clases sociales no tenian ningún derecho, pero se reunían en la plaza publica, allí, luego, la clase dominante… En nuestro país se reunen todos, allí en su circunscripción, y son los que postulan a los candidatos. Pueden postular hasta ocho. Y no es el partido. Tienen que ser no más de ocho — no vamos a tener 80 candidatos en una circunscripción — ni menos de dos. Y para ser electo tiene que tener la mayoría, la mitad más uno. Y en nuestras elecciones participan más del 95% de los electores. Naturalmente que los Estados Unidos no van a hablar de eso. Ni van a publicitar como es nuestra sociedad. Y tu sabes que en el mundo hay un gran monopolio de los medios de divulgación y se ignora y se quiere ignorar todo eso. Pero en nuestro país es el pueblo el que postula, y no el partido.

Interviewer: ¿Pero no es un marco muy estrecho para la democracia un partido único?

Fidel Castro: Bueno, depende de cual democracia.

Para la democracia revolucionaria socialista ha sido un marco amplio, y en ese partido esta la gente más sacrificada, la más abnegada, la que tiene que dar el paso al frente en todo: en los trabajos voluntarios, en las misiones internacionalistas. Ser miembro del partido es realmente ser acreedor al respeto de la gente, pero tambien a los mayores esfuerzos, y a los mayores sacrificios. La gente más avanzada de nuestro país, y más sacrificada y más revolucionaria, esta en el partido, y nosotros consideramos que nuestro partido ha propiciado una participación del pueblo mucho mayor de la que tiene ninguna parte del mundo.

Ese es nuestro concepto, esa es nuestra idea.

¿O hay acaso una sola forma de democracia? Y ya yo te he estado hablando de algunas caracteristicas de la democracia capitalista que, desde mi punto de vista, en ningún sentido puede ser modelo de democracia.

Interviewer: Hay quien nos decia, e.g. Patricio Balbi, que los presidentes en América Latina — se ha logrado la legitimidad, y ahora falta la eficacia.

Y en general los presidentes hablan con mucha insistencia de que ellos tienen como aval las elecciones. Y que provienen de las urnas. Y usted vio a la prensa.

La gente insiste: “¿Por qué no hay elecciones en Cuba?”

Fidel Castro: Bueno, ¿por qué ignoran que hay elecciones en Cuba?

Y es que cada dos años y medio nosotros celebramos elecciones y que cada cinco años se elige la Asamblea Nacional y se elige el Consejo de Estado y por un metodo electoral en el que postulan solo los ciudadanos allí.

De manera que hay una amplitud en ese sentido que no la tiene ningun pais.

No son los partidos los que postulan, no es el partido el que postula, sino los ciudadanos los que postulan y los que eligen a esos representantes, que son los que integran los poderes de estado en los distintos niveles.

Interviewer: ¿Y en el caso de la presidencia, por ejemplo?

Fidel Castro: Eligen a la Asamblea Nacional, eligen al Consejo de Estado, el Consejo de Estado elige la presidencia.

Y hay un gobierno colegiado, que es lo que yo digo. Yo como presidente tengo mucho menos facultades de las que tiene cualquier presidente en América Latina. Yo no puedo nombrar ministros. Yo no puedo nombrar embajadores, ni nunca nombro embajadores. Los designa el Consejo de Estado.

Y yo participo como uno más en el Consejo de Estado, en la eleccion de un ministro, en la eleccion de un embajador, en la eleccion de los prinicpales funcionarios.

Si tu analisas mis atribuciones constitucionales, son mucho menores que las de cualquier presidente en América Latina. El poder esta mucho más compartido. Si tu me preguntas si yo tengo autoridad, sí, yo tengo autoridad, una autoridad moral, una autoridad ganada a la historia. ¿Si yo tengo influencia? Sí, yo tengo influencia. Pero yo no puedo nombrar un ministro.

Y en general muchas veces ni propongo a alguien para ministro.

Las proposiciones vienen de distintas vías, vienen del Consejo de Estado, cuando hay que cambiar ministro. Más bien intervengo cuando tengo el criterio de que un ministro es conveniente cambiarlo por razones determinadas, porque se necesite más eficiencia, porque este desgastado. Puedo hacer una proposición, pero no busco un sustituto para el ministro, te puedo asegurar eso. Que las facultades que tienen los presidentes en América Latina son mucho más que las que yo tengo. El tipo de autoridad o influencia que yo tengo es diferente: es de tipo moral. Y un presidente como el de estados unidos tiene, no digo yo, mucho más poderes personales que los que yo tengo, muchas más facultades de las que yo tengo, tiene mucho más poderes, y más facultades que un emperador romano. Puede declarar la guerra nuclear o algo, figúrate.

¿Habrá algo más trascendental que una guerra nuclear? Y el presidente de Estados Unidos tiene facultades para iniciarla, y para el empleo de las armas nucleares sin consultar al congreso y sin consultar a nadie. De modo que si vamos al fondo de las cosas, si analizamos las cosas, nos encontraremos un monton de premisas falsas en las argumentaciones que se usan para juzgar a Cuba.

Interviewer: Y sin embargo son argumentaciones muy generalizadas.

Fidel Castro: Bueno, ¿y que explicación tú darias de eso?

Que nosotros no tenemos los medios de divulgación que tiene el imperio. La Nueva Roma crea opiniones públicas, las creen todo el mundo. Y muchas veces es tal la influencia de sus medios, que los ciudadanos de nuestros países no conocen quienes fueron los fundadores de su independencia.

Y en cambio conocen mucha gente de las novelas que vienen de Estados Unidos o de los personajes que vienen de estados unidos.

Tú te encuentras que muchos niños saben muy poco de la historia de su pais, y saben mucho de todas esas informaciones, entretenimiento, incluso que vienen enlatados de Estados Unidos hacia América Latina. ¿Por qué no pensamos en esos fenómenos, que tanto lesionan nuestra cultura y nuestra identidad nacional? ¿Por qué no pensamos en esas verdades, que hay un monopolio de los medios de divulgacion, a traves de satelites, a traves de decenas de miles de millones? ¿Tienen ustedes acaso el poder de divulgación que tienen los medios de divulgación de los Estados Unidos? Ponte, ¿podrías tu garantizar, a traves de tu canal, que tu entrevista se viera en toda la América Latina? ¿Y al mismo tiempo en África, en Asia, y en Europa? Yo puedo hablar horas contigo.

Pero cuando tu analizas el numero de personas que han tenido oportunidad de ver esto, es uno por cada mil de los que tienen oportunidad de ver y escuchar lo que transmiten las grandes cadenas de televion de Estados Unidos. ¿Por qué nos olvidamos de esas realidades?

Interviewer: Pero, y en este mundo tan abierto, ¿es posible mantener un proceso cerrado?

Fidel Castro: ¿Qué se entiende por proceso cerrado?

¿Tenemos que ir acaso al capitalismo de toda forma?

Tú me puedes poner, ¿en este mundo tan capitalista, pueden mantenerse los ideales de socialismo en un país, o en varios países?

Yo digo que es nuestro más elemental deber, puesto que somos hombres de principio, hombres de convicciones, es luchar hasta el ultimo aliento, por defender esas ideas — y no creo que la historia nos vaya a condenar por eso.

Y como este mundo actual es tan injusto que no podra prevalecer eternamente.

como es tan desigual y es tan inhumano…

Algun dia aunque nos trituraran a nosotros…

Porque incluso muchas de las grandes ideas comenzaron por el martirologio.

Si tuvieramos que ser martires de estas ideas, nada perderiamos. Y al contrario estariamos abonando con nuestro sacrificio y nuestra sangre, el triunfo de estas ideas y de estos principios en el futuro.

Interviewer: Le pregunto esto ademas por que hay mucha gente que piensa que el escollo para la integracion de Cuba a América Latina, es el mantenimiento del sistema socialista.

Fidel Castro: Yo no lo creo.

Por lo que Cuba precisamente es la que esta en mejores condiciones para integrarse, tanto economicamente como politicamente. Desde luego hay que buscar una adaptación, un acooperamiento. Como dice Salinas de Gortari, “Unidad no quiere decir uniformidad.” No podemos concebir una América Latina integrada en unidad uniforme.

Y podemos usar la imaginación, el espíritu creador, para insertar nuestra economía a la economía latinoamericana, y en ese sentido estamos muy abiertos.

Y como planteamos en la conferencia, estamos dispuestos a darle condiciones preferenciales al capital latinoamericano que se invierta en Cuba y tenemos que buscar formas practicas de llevar a cabo esa integración, para lo cual lo que se necesita, fundamentalmente, es voluntad. Y nosotros somos un pais absolutamente independiente que podemos hacer todo cuanto se estime necesario para buscar la integración economica y despues la integración política de una América Latina que empieza a dar los primeros pasos en esa direccion y con la cual estamos dispuestos a integrarnos.

Y estamos dispuestos a entendernos.

Pero bueno, ¿acaso alguien le pone como condición a México que renuncie a la propiedad estatal del petróleo?

¿Para integrarse?

¿O que Venezuela renuncie a la propiedad pública de su petróleo? Nadie se lo exige. Y muchos estados de América Latina tienen el control de sus riquezas fundamentales.

Han hecho aperturas, privatizaciones, en otros tipos de empresa.

Algunos han llegado desde luego hasta privatizar a las calles y los parques. Digamos que eso es una exageracion.

Pero hay economias mixtas dentro de los mismos países latinoamericanos.

¿Por qué no puede haber políticas y economias mixtas entre los países latinoamericanos? Unos con mucho más peso en la propiedad pública y otros con menor peso en la propiedad pública. Entonces estos son temas a estudiar y a profundizar

Pero mi convicción íntima es que estamos en mejores condiciones que cualquier otro pais para la integración economica, incluso para la integracion política. Yo lo decía: no soy un chauvinista. Si nosotros tenemos algún día que renunciar a nuestra bandera que tanto amamos, renunciamos si hay que hacerlo en ara de la integración y la unidad politica de América Latina. Para nosotros es un valor trascendente. Como si un dia quieren organizar un estado mundial justo, no un mundo bajo la batuta y el dominio de una superpotencia que quiere establecer el orden, si un mundo — la humanidad avanzara tanto que pensara en una integracion economica y politica universal nosotros tambien renunciariamos a nuestra bandera porque somos internacionalistas. No somos chauvinistas, no somos nacionalistas estrechos.

Somos patriotas, amamos nuestra patria. Respetamos y exaltamos los valores nacionales, pero nuestra filosofía fundamentalmente es la del internaiconalismo, luego estamos mucho más preparados que nadie para las integraciones.

Nuestro pueblo, su educacion política, lo hace más apto para cualquier paso en esta direccion.

Interviewer: Lástima, porque hay un monton de cosas que se han quedado.

Señor presidente, por último, se han producido dos días de intensos trabajos en Guadalajara.

Usted ha hablado con muchos presidentes, usted ha visto a la gente en las calles. Nosotros quisieramos saber, ¿cuál es la impresion que Fidel Castro, se lleva de esta reunion? Ayer el Presidente Salinas decía que ha sentido la “hoguera de la integracion”.

Fidel Castro: Sí, el lo dijo así, una metáfora muy correcta.

Bueno, realmente no fueron dos días, fueron tres, de trabajo.

Dos allá, y los previos. Infinidad de reuniones. Yo me llevo muy buena impresión de la reunión. Diría que la reunión, por el mero hecho de darse, ya es historica.

Si nos hubiesemos sentado solo a tomar café, ya era historica. Pero en la reunión se dialogó, se habló, se abordaron interesantes temas. Había mucha gente capáz en esa reunión, y se hablaron muchas cosas con gran interés. No debemos esperar milagros, ahora, de la reunión, pero hemos dado un gigantesco paso. Hemos tenido la oportunidad de tener contacto con mucha gente, y creo que se ha producido un proceso de conocimiento, de información, y acercamiento entre los países latinoamericanos. Con respecto a la organización, ha sido excelente. México ha demostrado una gran capacidad de organización para llevar a cabo un evento difícil como este. El tratamiento ha sido excelente; la hospitalidad insuperable. No podre olvidar jamás el afecto y el cariño que hemos recibido de todos, de los trabajadores, especialmente de todo el pueblo de Guadalajara. Por lo que me siento una vez más comprometido con México. Siento una razon más para estar eternamente agradecido a esta gran nación, y a este gran pueblo.

Interviewer: Muchas gracias, Sr. Presidente.